31. Test

No es lo mismo hablar en París VIII que en Estonia. Habría que poner a prueba todo argumento marxista frente a un auditorio ex-soviético. Como prueba de resistencia. Hablar frente a la cabeza gigante de Lenin, tumbada en el cementerio.